La diabetes y la obesidad son problemas de salud muy comunes hoy en día, ambos padecimientos son causados por una mala alimentación y/o factores genéticos. Se estima que más de 29 millones de personas tienen diabetes en los EE.UU y es un número que va en aumento. 

Distintas campañas han venido realizando esfuerzos para educar a las personas y enseñarles a llevar un tren alimenticio saludable. Por ejemplo durante la administración del presidente Barack Obama, se llevó a cabo una revolución alimenticia en las escuelas, promoviendo la alimentación saludable y el ejercicio. 

Pues bien, a todo esto, surge un nuevo descubrimiento científico, un fármaco que puede ser administrado directamente a las células blancas de grasa. Este fármaco permitirá convertir las células en un tipo más fácil de quemar y así reducir el nivel de obesidad en una persona. 

El fármaco está siendo desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad de Purdue en Indiana. 

Según Meng Deng, colaborador en la investigación, el fármaco puede ser entregado a zonas específicas del organismo, como él mismo lo explica: 

“Podemos controlar la entrega de fármacos a sitios específicos en el cuerpo, en este caso las grasas malas o las células blancas de grasa. Una vez que esas partículas de ingeniería están dentro de las células de grasa, pueden liberar lentamente el fármaco en las células, limitando potencialmente las interacciones fuera del objetivo en otros tejidos del cuerpo y reduciendo la frecuencia de dosificación.”

Partiendo de la afirmación del investigador en un futuro podríamos estar dirigiendo el fármaco a partes específicas del organismo y así perder grasa en zonas puntuales de nuestro cuerpo. 

Comments

comments