Steve Irwin hasta ahora fue el domador de animales más reconocido del siglo XXI, su muerte en el 2006 trajo tristeza a muchos. Era un hombre sin miedo, que se enfrentaba a algunas de las bestias más duras del mundo, pero había un animal con el que incluso se negaba a jugar.

Resulta que Steve no quería absolutamente ninguna pelea con hipopótamos. Se han revelado escenas raras de Steve mientras navegaba a través del río Luangura en Zambia. Es en ese momento que se encuentra con una manada de hipopótamos.

Grabado en el 2001, Irwin observa de lejos el comportamiento de los hipopótamos mientras le dice a su equipo de producción: “Hey chicos no quiero hacer nada con esto”.

Para un hombre que no tenía miedo de pelear con cocodrilos y caimanes, es sorprendente verlo asustado por su seguridad.

Sin embargo, su esposa, señala que los hipopótamos son muy territoriales y cuando se reúnen juntos se vuelven extremadamente agitados y agresivos. 

Es lógico tener miedo a los hipopótamos, pero otro animal al que Steve no podía tener de cerca era a los loros. En una entrevista a Scientific American, Steve comentó: 

“Los únicos animales con los que no me siento cómodo son los loros, pero estoy aprendiendo a medida que voy interactuando con ellos. Estoy mejorando en tratarlos. Por alguna razón los loros les motiva morderme. Ese es su trabajo. No sé por qué. Casi me han arrancado la nariz. He tenido algunas mordeduras de loro realmente malas.”

 

 

 

Comments

comments